Inicio / Productos / Conclusiones de los informes de AP sobre la floreciente pesquería de krill en la Antártida

Conclusiones de los informes de AP sobre la floreciente pesquería de krill en la Antártida

A bordo del Alanke procedente de la Antártida… Las gélidas aguas alrededor de la Antártida se están convirtiendo en un campo de batalla clave entre la industria y los activistas, a medida que los avances en tecnología y la nueva demanda de krill como suplemento dietético conducen a que se pesquen cada vez más crustáceos parecidos al camarón.

Algunos científicos advierten que se necesitan regulaciones más estrictas para que el krill pueda seguir desempeñando un papel vital contra el cambio climático y como medio de vida para ballenas, pingüinos y otros mamíferos marinos. Pero nuevas medidas están envueltas en una disputa geopolítica mientras Rusia y China buscan ampliar rápidamente los límites de captura en aguas distantes.

Dos periodistas de Associated Press pasaron más de dos semanas en el mar en marzo a bordo de un barco de conservación operado por Sea Shepherd Global para observar más de cerca la pesquería más austral del mundo.

___

Esta historia fue financiada con fondos de la Walton Family Foundation. AP es el único responsable de todo el contenido.

___

¿Qué es el krill?

Pequeño pero abundante, el krill antártico es una de las biotas más grandes del planeta y alimenta de todo, desde peces hasta ballenas gigantes.

Menos conocido es el importante papel que desempeña el krill en la lucha contra el cambio climático al comer incluso pequeñas algas marinas que absorben los gases de efecto invernadero que queman los humanos.

De esta forma, el krill elimina 23 megatones de dióxido de carbono de la atmósfera cada año, según una nueva investigación publicada por el Fondo Mundial para la Naturaleza. Esto equivale a 5 millones de automóviles puestos en circulación cada año.

«Los kril son más valiosos para la naturaleza y las personas que los eliminados por la desaparición del hielo marino y dejados en el océano», dijo Emma Cavan, una de las autoras del estudio.

¿Quién se beneficia?

La Unión Soviética lanzó la primera flota industrial de krill en la década de 1960, en busca de una fuente de proteína sin explotar que pudiera enlatarse como las sardinas. Hoy en día, entre 10 y 12 barcos pesqueros de cinco países (Chile, China, Noruega, Corea del Sur y Ucrania) capturan krill, el mayor uso comercial de alimento para peces de piscifactoría.

«A los peces les encanta», dijo Brett Glencross, director técnico de IFFO, el organismo de la industria de ingredientes marinos. «Es como mojar las coles de Bruselas en chocolate para que los niños puedan comer sus verduras».

Aker Biomarine de Noruega es responsable del 70% de la captura, que ha aumentado de 104.728 toneladas métricas en 2007 a 415.508 toneladas métricas en 2022.

Su gran apuesta: diminutas cápsulas de aceite de krill rojo fabricadas en Houston repletas de omega-3. Los suplementos se comercializan por su supuesta función en la promoción de la salud del corazón, el cerebro y las articulaciones.

¿Qué dicen los críticos?

Aún no se sabe si el aceite de krill es mejor que el aceite de pescado tradicional. Según los Institutos Nacionales de Salud, no se ha demostrado que los suplementos de omega-3 (krill o no) reduzcan el riesgo de enfermedad cardíaca.

Mientras tanto, hay mucho en juego.

En 2021 y 2022, cuatro ballenas jorobadas quedaron atrapadas en una de las redes de Aker Biomarine. Los investigadores han identificado la pesca de krill y la reducción del hielo marino como amenazas a las tasas de reproducción de las ballenas jorobadas.

«Los comederos marinos están ahí por la misma razón que los barcos: porque hay mucho krill», dijo el biólogo Ari Friedlander de la Universidad de California en Santa Cruz. «Algún nivel de conflicto es inevitable».

La quema de combustibles fósiles sucios para pescar en aguas tan remotas conlleva una gran huella de carbono.

La industria dice que las preocupaciones sobre la sobrepesca están fuera de lugar dadas las enormes inversiones necesarias y que el krill puede ser una fuente sostenible de proteínas para una población mundial en crecimiento. Actualmente se captura menos del uno por ciento de los 60 millones de toneladas métricas de krill que se encuentran en las pesquerías antárticas, un área más grande que Estados Unidos.

«Algunas personas creen que no deberíamos pescar, que todos deberíamos ser vegetarianos y no estar en la Antártida», afirmó Mats Johansen, director ejecutivo de Aker Biomarine. Dice que el krill se puede pescar y se pesca de manera responsable.

¿Cómo se regula la pesca de krill?

La lucha por el futuro de la pesquería está arbitrada por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA). Representantes de los 27 países miembros del grupo continúan las discusiones sobre una actualización a largo plazo del plan de gestión del krill en su reunión anual en Australia este mes.

La organización se ha convertido en un modelo de cooperación basada en la ciencia en alta mar: aguas ilegales que cubren la mitad del planeta. Su misión es promover la conservación, no la pesca.

Una coalición liderada por Estados Unidos pide más restricciones y reservas marinas. Pero ha enfrentado una dura oposición de China y Rusia, que no han ocultado sus ambiciones geopolíticas en el continente blanco.

__

Comuníquese con el equipo de investigación global de AP en investigative@ap.org o https://www.ap.org/tips/

Puede interesarte

Las nuevas funciones de inteligencia artificial de Kayak permitirán a los usuarios verificar vuelos usando una captura de pantalla

Kayak introdujo nuevas funciones de inteligencia artificial que permiten a las personas pedirle consejos de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *