Inicio / Consumo / Ser vegetariano es genético, lo que puede explicar por qué algunas personas no pueden dejar la carne • Earth.com

Ser vegetariano es genético, lo que puede explicar por qué algunas personas no pueden dejar la carne • Earth.com

Con iniciativas como los «lunes sin carne» ganando popularidad, la tendencia mundial a reducir el consumo de carne está creciendo rápidamente. Sin embargo, la decisión de volverse vegetariano puede no ser sólo una cuestión de elección personal o moral, sino que puede ser genética.

Un fascinante estudio de Northwestern Medicine sugiere que la composición genética de una persona puede influir significativamente en su capacidad para seguir una dieta vegetariana estricta.

Entendiendo el vegetarianismo

Si bien el vegetarianismo es elogiado por sus beneficios para la salud y sus consideraciones éticas, existe un enigma que ha desconcertado a muchos. ¿Por qué los autoproclamados vegetarianos siguen comiendo pescado, aves o carnes rojas?

El Dr. es profesor de patología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. Nabeel Yasin. Alrededor del 48 al 64% de los vegetarianos admiten comer carne ocasionalmente, dijo. Esta estadística sugiere que pueden estar en juego factores ambientales externos o limitaciones biológicas internas.

«Parece que hay más personas que quieren volverse veganas de las que realmente son, y creemos que la razón por la que la gente se lo está perdiendo es porque hay algo más difícil aquí», dijo el Dr. Yaseen señaló.

Genética y vegetarianismo

Para profundizar en las bases genéticas del vegetarianismo, investigadores de Northwestern Medicine realizaron un estudio exhaustivo. Analizaron los datos genéticos del Biobanco del Reino Unido, comparando 5.324 vegetarianos estrictos con 329.455 sujetos de control.

Es de destacar que todos los participantes eran blancos caucásicos para garantizar una muestra uniforme y eliminar prejuicios raciales.

Los hallazgos fueron esclarecedores. Se encontró que tres genes estaban significativamente asociados con el vegetarianismo y 31 genes mostraron una asociación potencial. Curiosamente, dos de los tres genes primarios identificados, a saber, NPC1 y RMC1, desempeñan funciones en el metabolismo de los lípidos y la función cerebral.

Ciertos lípidos que se encuentran en la carne, pero no en los productos vegetales, son esenciales para algunas personas, dice el Dr. Yaseen asume. «Quizás las personas cuya genética favorece una dieta vegetariana puedan producir naturalmente estos componentes lipídicos», especuló, aunque esto sigue siendo una hipótesis y requiere más estudios.

A pesar del creciente interés por las dietas basadas en plantas, la mayoría de la población mundial sigue comiendo carne. En Estados Unidos, los vegetarianos representan sólo del 3 al 4% de la población. De manera similar, el Reino Unido informa que sólo el 2,3% de los adultos y el 1,9% de los niños se identifican como vegetarianos.

Esta preferencia dominante por la carne impulsa una mayor investigación sobre sus causas subyacentes. Dr. Yassin sugiere que, similar a la respuesta inicial de una persona a la afinidad por el alcohol o el café, puede haber un componente en la carne, tal vez un lípido, que los individuos anhelan o necesitan inherentemente.

Más creencias religiosas

Además, si la genética es un determinante de las inclinaciones vegetarianas, ¿qué implicaciones tiene eso para las personas que evitan la carne debido a creencias religiosas o morales?

Dr. Yaseen explica: «Si bien las consideraciones religiosas y éticas ciertamente juegan un papel importante en la motivación para adoptar una dieta vegetariana, nuestros datos sugieren que la capacidad de seguir dicha dieta está limitada por la genética».

Concluyendo sus pensamientos, el Dr. Yaseen esperaba que investigaciones futuras arrojaran más luz sobre las diferencias fisiológicas entre vegetarianos y no vegetarianos. Él cree que este conocimiento conducirá a recomendaciones dietéticas más personalizadas y mejores alternativas a la carne. Su objetivo final es satisfacer las predisposiciones genéticas de los vegetarianos y carnívoros.

Este estudio histórico tiene la distinción de ser el primer estudio revisado por pares que examina la relación entre la genética y el vegetarianismo estricto.

El estudio completo, titulado «Genética del vegetarianismo: un estudio de asociación de todo el genoma», se publicó en la revista Mas uno.

te gustó lo que leíste? Suscríbase a nuestro boletín para recibir artículos interesantes, contenido exclusivo y las últimas actualizaciones.

Visítenos en EarthSnap, la aplicación gratuita presentada por Eric Ralls y Earth.com.

Puede interesarte

Camp Carlson 3er Derby anual de pesca para niños de Fort Knox | Artículo

Fort Knox, Kentucky. – ¡Anzuelo, hilo, plomo! Por tercer año consecutivo, Fort Knox Family and …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *